martes, 9 de abril de 2013

Un monstruo de tres cabezas.

¡Buenos días, navegantes de mis entretelas!
¡Qué tarde, qué tarde, qué tarde!
(a veces parezco el conejo de Alicia).
A lo que voy:
¿Hay días en los que la vida 
os parece un monstruo de tres cabezas?
Si hoy es uno de esos días, para mí lo es, 
no os preocupéis ¡No nos preocupemos!
Como digo siempre: 
¡Somos fuertes y valeros@s!
Pero como hoy estaba más asustada de lo normal:
 tengo la cabeza con forma de interrogación permanente.
Se siente incomprendida, insegura, con mucha incertidumbre, 
muertecita de miedos varios... 
Vamos, lo típico que te deja un poquito paralizada 
y con el cuerpo encogido. Pero no por nada especial 
si no porque la vida, a veces, tiene estas cosas. 
Los miedos están ahí, adormilados
pero un día te pillan floja y ¡ZAS! 
De repente son los que te dan los "buenos días"
Bueno, pues estando de esta guisa me he dicho:
- Voy a ponerle cara a mi miedo. 
Bueno, en este caso cara y cuerpo. 
Así quizá me sea más fácil mirarle a la cara.
Este es el resultado. 
Mi miedo es este monstruo de tres cabezas. 
Sí, esta ilustración* me ha parecido perfecta, 
porque aunque parece muy fiero 
creo que podré hablar con él.
Ojalá me convenza de que no tengo que tener miedo 
o de que si lo tengo, pronto se pasará.
La verdad es que mirándole, no parece tan peligroso...
Yo diría que hasta podemos hacernos amigos.
Os presto a este monstruo de tres cabezas. 
A lo mejor os sirve también a vosotr@s.
¡Se os quiere navegantes!
* (Parte de esta ilustración aparece en un cuento precioso 
que pronto veremos "La Caja de los agujeros")

9 comentarios:

  1. Buenos días Moni!....Jejeje, muy buena tu terapia, voy a tener que utilizar tu monstruo porque hoy yo me he levantado también con ese "no saber que pasa pero sientes un poco de miedillo en el estómago" pues eso. Así que con tu permiso voy a pensar que mi miedo es ese precioso monstruo morado de tres cabezas porque, sinceramente, yo también creo que puedo con el.
    Un abrazo enorme y GRACIAS!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  2. Ay, Noni, pues sí que estamos buenas...
    Yo me siento medio paralizada y no ha pasado nada especial...
    en fin corazón, que yo te mando también un abrazo enorme.
    Esto se nos pasa rápido, verás.
    Mil besos bonita mía!

    ResponderEliminar
  3. Ay, guapa... yo hoy tengo la lágrima floja en el trabajo, me siento muy poco querida y valorada, y en una reunión horrible casi me pongo a llorar como una tonta. Supongo que también me lo tomo peor por las hormonas, no sé, de todas formas tengo don de gentes cero, a veces pienso que no estoy hecha para vivir en esta sociedad.
    Así que seguramente le caigo fatal al monstruo de tres cabezas, aunque a mí me parece entrañable y le acariciaría el morrete.
    Ains, lo siento. Un abrazo muy fuerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Queridísima Ana, no solo no le caes mal al monstruo si no que le gustas mucho, ahora te lo mando para que te de besos a tríos. Cómo no vas a tener don de gentes, por dios, Ana, si eres más rica...
      Mira que las hormonas son unas descaradas. En días así, habla poco, recogete pronto y descansa. Te quiero guapa!

      Eliminar
    2. Gracias linda, hoy me encuentro mejor... ayer estaba en el sofá y noté pataditas claras por primera vez! :) Eso lo arregla todo. Tengo al monstruo de tres cabezas ronroneando en la alfombra... Un abrazo!!!

      Eliminar
  4. Me encanta tu trabajo.

    ResponderEliminar
  5. Acepto tu préstamo, me llevo tu monstruo y voy a ver si consigo poner nombre a cada una de sus tres cabezas. A veces nombrar, llamar a cada miedo por su nombre de pila y apellido ayuda a verlos mejor y quizás lograr que se vayan amistosos o al menos que vuelvan a la cueva a invernar. Lo dicho me los imprimo y los pego en mi libreta. Miles y miles de gracias.

    ResponderEliminar
  6. Que bueno!!!! Hay días que también me pasa, así que hasta que ponga cara al mío, lo tomo prestado, jaja aunque tus dibujos son tan tiernos que creo que lo voy a adoptar. Bss

    ResponderEliminar